Arroz con Pollo a la Sopa de Cebolla

Publicado por María Alonso 30 abril 2013 Etiquetas: , 9 comentarios

¡Improvisando.....!


Un domingo sola en casa con los peques, entre estudio para exámenes por partida doble, fotos de blog retrasadas, bollos preñaos, comidas para la semana, lavadoras y un largo etcétera......., da para mucho.....  
Tenía en casa un par de sobres de sopa de cebolla que había comprado mi padre un auténtico experto en el uso de esta sopa para la cocina....:), el caso es que como estaba liada con miles de cosas no tenía mucha gana de picar cebolla y perder tiempo en la comida de ese día......y decidí improvisar.....
Ha sido un acierto total, nos ha gustado muchísimo y estoy totalmente segura de que volveremos a hacerlo, merece la pena probarlo.....

Ingredientes
1 pechuga de pollo grande
1 sobre de sopa de cebolla
un puñado de judías verdes
2 vasos (330ml) de agua
1 vaso(330ml) de arroz redondo
1 chorrito de vino blanco
Aceite de oliva virgen

Preparación
Este arroz lo he hecho en olla rápida y cocina de inducción. Lo primero que haremos será cortar la pechuga en tacos y dorar en un poco de aceite de oliva. Añadir el sobre de sopa de cebolla y dar unas vueltas, con cuidado que no se queme la cebolla, echamos un chorrito de vino blanco y dejamos un par de minutos.

Añadir los dos vasos de agua y cuando empiece a hervir, cerramos la olla y una vez que suba el pitorro dejamos cocer durante 10-15 minutos a fuego medio. Yo tardé un poco más porque era pollo campero y la carne está un pelín más dura. 

Una vez que la olla pierda presión, volvemos a poner a hervir, añadimos las judías verdes, rectificamos de sal y ponemos el arroz. Revolvemos un poco para que no se nos pegue y cuando hierva volvemos a cerrar la olla y dejamos cocer durante 7 minutos.

Gin-Tonic Cupcakes

Publicado por María Alonso 28 abril 2013 Etiquetas: 14 comentarios

¡Super refrescantes...!


Volvemos a los pastelillos de moda, esta vez para sorprendernos, ya que a mi me gustan pero no me gustan, no acabo de decidirme, a mi marido no le gustan las cosas muy dulces, pero cuando se comió uno de estos, vino y me dijo: "María....los cupcakes estos......pa flipar!". 
Otra cosa que me he dado cuenta es que los gin tonics están de moda, yo hace un año lo probé en casa de unos amigos y desde ese día es lo que tomo, nuestro pequeño secreto es añadirle unas gominolas con azúcar, las típicas redonditas de colores, no se si cambiará mucho el sabor pero nos encanta ir comiéndolas.
Me he quedado con las ganas de echarle un poquito de ginebra al buttercream, pero claro como los peques iban a comerlos lo dejé en mi pensamiento, para la próxima haré mitad con y mitad sin.........

La cobertura tiene un marcado sabor a limón refrescante y que inunda toda la cocina, los tenía en un stand cake con campana y la levantarla olía toda la cocina. Le he añadido un pelín de colorante amarillo, ya que una poco tarde me dí cuenta que la cápsula elegida para hacerlos no era la adecuada, se vería todo demasiado blanco.

Ingredientes
  (12 cupcakes)
175gr de mantequilla
175gr de azúcar moreno
ralladura de 1 limón
2 huevos
200gr de harina
2 cucharaditas de levadura
3 cucharadas de tónica
2 cucharadas de Ginebra
Buttercream:
450gr de azúcar glass tamizada
250gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
6 cucharadas de zumo de limón
ralladura de 1 limón
colorante amarillo en gel

Preparación
Hacemos la masa de los cupcakes de la manera habitual, batiendo con unas varillas para que la mezcla quede esponjosa. Depositamos en las cápsulas elegidas y horneamos a 180º durante 20 minutos, yo los horneé en un horno pequeño y con 15 minutos fue suficiente, vigilar que no se nos doren demasiado. Dejar enfriar por completo en una rejilla para poder decorarlos.

Poner en un bol la mantequilla y batir con unas varillas eléctricas, ir añadiendo poco a poco el azúcar y el zumo de limón, si queremos podemos añadirle también un poco de ralladura de limón, acabamos de batir cuando vemos que la mezcla está homogénea y cremosa. Preparamos un manga desechable con una boquilla de estrella y rellenamos con el buttercream. 

Decoramos el cupcake haciendo una espiral de buttercream sobre el, espolvoreamos con ralladura de limón y si queremos le ponemos un trocito de limón de adorno. Como dice Toño.....¡pa flipar!...

Inspiración: Gin Tonic Cupcakes_Katiecakes
                   Buttercream_Alma Obregón

¡Mas croquetas...!


A veces el tiempo pasa y no nos damos cuenta, este verano hará 6 años que nos vinimos a Córdoba, y no se porque razón ese mismo tiempo es el que hace que no tomamos Queso Mahón. En Barcelona solíamos hacerlo de vez en cuando, y la verdad es que no recordaba lo rico que estaba.....
Para estas croquetas he utilizado la variedad Semi, es la perfecta, si hubiese elegido el añejo al tomarlo en caliente el sabor hubiese sido demasiado fuerte. Están muy ricas y el rebozado de kikos le da un toque diferente y original.

Ingredientes
 (30 unidades)
175gr de queso Mahón semicurado
350ml de leche
25gr de mantequilla
65gr de harina
1 huevo grande
100gr de kikos

Preparación
Lo primero que haremos será quitarle la corteza al queso y rallarlo con un rallador grueso. Calentar la leche en el microondas durante un minuto aproximadamente. Poner la mantequilla en un cazo y calentar a fuego medio, cuando esté caliente añadimos la harina y removemos bien con una cuchara de madera para que se tueste un poco pero sin quemarse, hay que tener cuidado con el fuego, si se tuesta demasiado la harina la masa amargará. 

Añadir poco a poco la leche e ir removiendo para conseguir una masa fina y sin grumos, podemos utilizar varillas para evitarlo, si a pesar de todo salen grumos, no  hay porque preocuparse, se retira del fuego el cazo y batiremos con la batidora. Volvemos a poner al fuego y seguimos removiendo con las varillas con cuidado de que no se pegue. Añadir un poquito de sal, no mucho porque el queso le dará bastante sabor, lo justo para no notar la masa muy sosa. Retiramos del fuego y añadimos el queso rallado. Removemos bien para que se mezcle con la masa y dejamos enfriar para que adquiera consistencia, yo lo dejé de un día para otro en la nevera.

Picar los kikos con la picadora hasta obtener una harina fina con algún tropezón, no queremos que quede totalmente molido, yo usé kikos grandes y mi picadora no va muy bien, por eso para rebozar las últimas tuve que volver a picar los kikos ya que sólo me quedaban trozos grandes.

Hacer bolitas de masa y rebozar primero por huevo y luego por los kikos molidos. Freír en aceite de girasol bien caliente con cuidado de que no se doren demasiado.

¡Bundt Cake.....o lo que es lo mismo.....Bizcocho!

Sigo sucumbiendo a las modas, por suerte he encontrado este molde que se parece a los de la famosa marca carísima.....¡y no lo es!, sólo me ha costado...¡3,60€! y una vez bien untado de mantequilla da este maravilloso resultado....Eso sí, la famosísima marca tiene diseños tan bonitos que espero que  algún día un alma caritativa me regale alguno......

Aunque tenga este nombre tan sofisticado, es lo más parecido que hay al Mantecado de Avilés, es decir un bizcocho pero con más consistencia, y el sabor es buenísmo, el limón "inunda" la cocina desde que está en el horno.
Lo he hecho 2 veces, una de ellas he rehidratado los arándanos en un poco de leche, y la primera sin rehidratar y la verdad es que el resultado es bastante parecido......quizás me guste un poco más rehidratándolos..... 
Las cantidades puestas serían para un molde de 6 tazas, si se quiere más grande....¡a multiplicar!.., de todos modos que no cunda el pánico, me he tomado la molestia de pesar las cantidades originales que para variar....¡vienen en tazas!, esa medida que tanto nos gusta en España....

Ingredientes
(6 tazas)
115gr mantequilla
2 huevos
220gr azúcar
1 cucharadita de levadura en polvo
165gr de harina
1/4 cucharadita de sal
1/2 vasito de Arándanos Azules Deshidratados
ralladura de 1 limón
100ml de nata para montar
1/2 cucharadita de vainilla

Preparación
Poner los arándanos en remojo en un poquito de leche. Batir la mantequilla con unas varillas hasta que esté cremosa. Añadir los huevos, la vainilla, el azúcar, la sal y la ralladura de limón. Cuando esté todo bien mezclado, añadimos la nata, la harina y la levadura.

Precalentar el horno a 170º. Untar el molde con mantequilla hasta que quede bien impregnado. Escurrir los arándanos y pasar por un poco de harina, esto en teoría es para que los arándanos no se vayan al fondo de la masa, pero a mi casi siempre se me van igual. Añadimos los arándanos a la masa con movimientos envolventes.

Echar la masa en el molde y alisar con una espátula. Hornear durante 30-35 minutos a 170º con calor arriba y abajo y el aire puesto. Yo lo he hecho en un mini horno, por eso lo he hecho de la siguiente manera: los primeros 15 minutos lo horneé tapado con papel de plata, destapé el bizcocho y dejé que se acabase de hacer sin tapar, si vemos que se empieza a dorar demasiado volvemos a tapar. Como siempre todo depende de como funcione nuestro horno. Una vez transcurrido ese tiempo sacar del horno y dejar enfriar por completo, dar unos golpes sobre la base con la mano para que acabe de soltarse el bizcocho y desmoldar.

Fuente: Martha Stewart - Blueberry-Lemon Bundt Cake

¡Educando los gustos gastronómicos de mis peques....!


El nombre Dal se aplica a una amplia variedad de legumbres peladas, y es uno de los ingredientes fundamentales de la cocina India, y también es el nombre que se le da a los guisos elaborados con ellas. Hace unos meses fuimos a un restaurante indio y probamos un Dal de Lentejas que estaba riquísimo, y esto es lo más parecido que he conseguido....hasta ahora.
Mis peques son "pequeños molinos", ya lo he dicho más de una vez, pero cada día me sorprenden más. Hace un par de semanas comimos un plato de pollo hindú que picaba bastante, con decir que hacía frío y entramos en calor en 5 minutos. Pues les encantó, yo pensando en ponerles otra cosas y al final se lo comieron.  Con este plato me ha pasado parecido, para mi gusto me había pasado un pelín con el cilantro fresco, y tenía miedo de que no les gustase, con más dudas que otra cosa les puse el plato en la mesa...., desde la cocina empecé a oír..."umm, qué rico mami",....increíble pero cierto....
He utilizado las hierbas frescas de Gourmet Garden, la verdad es que cada vez que las uso me gustan más, me parecen más cómodas y considero que conservan genial su color y sabor. Encima duran 3 meses en la nevera una vez abiertos y también se pueden congelar y usar directamente del congelador, así aumentaríamos aún mas su duración, ya que podríamos conservarlo por 3 meses más a partir de la fecha de caducidad.

Ingredientes
  (4 personas)
220gr de lentejas rojas peladas
1 cebolla mediana
2 tomates rallados
2/3 de cucharadita de pasta de ajo Gourmet Garden
1 cucharadita de zumo de limón
1/2 cucharadita de cúrcuma en polvo
700ml de agua
aceite de girasol
sal
Fritura de Especias:
2 cucharadas de mantequilla sin sal
1 cucharadita de mostaza amarilla en grano
1/2 cucharadita de comino en grano
1/4 de curry en polvo
1 cucharadita de cilantro fresco en pasta
1 cucharadita de jengibre fresco en pasta
Acompañamiento:
Arroz Basmati
Pan pita o Chapati

Preparación
Hacer un sofrito con la cebolla y el tomate en una olla con aceite de girasol. Como he usado el ajo en pasta lo he añadido al final para que no se dorase demasiado. En un colador lavar las lentejas e incorporar al sofrito, añadir la cúrcuma, el zumo de limón, un poco de sal y el agua. Dejar cocer a fuego medio bajo durante 15 ó 20 minutos hasta que las lentejas estén cocidas.

En una sartén tostar un poco el comino y las semillas de mostaza, sólo un poquito sin dejar de remover hasta que notemos el olor. Moler en un mortero y reservar. Poner en la sartén la mantequilla, añadir la mezcla de mostaza y comino, y el resto de los ingredientes. Freír un poquito a fuego bajo, 1 ó 2 minutos como mucho sin dejar de remover. Incorporar esta fritura al guiso de lentejas, remover bien y dejar cocer a fuego bajo durante 5 minutos o un poquito más. Servir acompañado de chapati o pan pita tostado y arroz basmati.

Inspiración: Tadka Dal _Chef in you

Blinis con Sobrasada y Miel

Publicado por María Alonso 19 abril 2013 Etiquetas: 10 comentarios

¡Un nuevo aperitivo.....!



Mini-creps, mini-frixuelos, mini-filloas, mini-tortitas.....a simple vista parece esto, pero aunque sean muy parecidas no lo son. Estos blinis nos han conquistado, continuamente buscamos variaciones para los canapés habituales y nos han gustado un montón. Además como salieron un montón, los congelé y ahora los tengo listos en un momentín.
Anteriormente, en casa de nuestros amigos Inma y Diego, habíamos probado esta combinación de sabores en pan de molde y ya en su día nos gustó mucho. Hemos variado la base y la sobrasada, ya que esta sobrasada es de León, y no del animal, jaja....es un chiste fácil, como el "chorizo de león", el "queso de Bola de Dragón", pero eso es otra historia, los cuatro que ya nos la sabemos....estaremos sonriendo en estos momentos.... ;)
Pues a lo que íbamos, esta Sobrasada Leonesa "de León está muy buena, no entraremos en polémicas de quien fue primero si la gallina o el huevo, buena estoy yo pa decir nada que siempre estoy con la cantinela de "las fabes pa ser buenas tienen que ser Asturianasssssss". Osea que sólo insistir en que lo más inteligente que hay en esta vida es aprovechar lo mejor de cada sitio que visitemos y que hay que probarlo todo....porque "aunque las mejores fabes sean las Asturianas".....(mira que estoy graciosilla hoy), seguro que hay fabas o alubias fantásticas que pueden hacer nuestras delicias....¡he dicho"...

Ingredientes
 (30 unidades aprox.)
Blinis:
30ml de agua tibia
8gr de levadura en polvo instantanea
30gr de harina de trigo blanca
45gr de harina de espelta integral
1/4 de cucharadita de sal
125ml de leche
1 huevo mediano
15gr de mantequilla sin sal
62ml de crema agria (yo 62gr de yogur griego y 1/2 cucharadita de zumo de limón)
Relleno:
Sobradasa Leonesa
Miel MilFlores

Preparación:
Disolver la levadura en el agua tibia y dejar reposar unos 5 minutos en un sitio cálido. Tamizar la harina y la sal. Hacer un huevo y echar la leche tibia, mezclar bien y dejar reposar un par de horas hasta que empiecen a salir burbujitas, dependiendo de la temperatura de la cocina, tardará más o menos tiempo.

Para hacer la crema agria y después de mucho mirar y encontrar pocas coincidencias en los blogs, yo me decanté por mezclar yogur griego con un poco de zumo de limón y lo dejé reposar por lo menos 1 hora antes de usar. Probablemente no sea la forma correcta de hacerla, pero como yo nunca la he probado y me han salido bien los blinis, para esta preparación por lo menos....¡sirve!...

Una vez lista la mezcla de harina, fundimos la mantequilla, la batimos con el huevo y la crema agria, e incorporamos a la harina. En el libro ponía que la clara había que montarla y añadirla en último lugar, yo no lo he hecho así, montar "1 sola" clara es algo complicado, osea que ni me lo planteé.

Untamos con un poco de mantequilla una sartén y vamos dejado caer pequeñas cantidades de masa con cuidado para que no se hagan demasiado grande y dejamos que se hagan hasta que empiecen a salir burbujitas en la masa, le damos la vuelta y dejamos que se haga por el otro lado.

Ahora montamos los blinis, para ello lo único que tenemos que hacer es untar la sobrasada por encima y echarle un poquito de miel. Están ricos en caliente y en frío, la verdad es que es una combinación muy buena.

Fuente:  Receta de los Blinis.."La Nueva Cocina Judia"_Elizabeth Wolf Cohen

Torrijas Judías de Naranja

Publicado por María Alonso 18 abril 2013 Etiquetas: , 16 comentarios

¡Llego tarde! ¡Llego tarde!......como el conejo de Alicia en el País de las Maravillas.....


Pues sí, después de miles de torrijas por estos mundos aparecen las mías, puedo intentar justificarme diciendo que son de inspiración judía, que son con otro pan, que se me olvidó publicarlas... y un largo etcétera......aún así...¡aquí están mis torrijas!..

A puntito estuvieron de quedarse en el tintero, tuve un par de fallos que confesaré a continuación para que nadie diga que miento..... :).... 
1º: dejé que mi pan Jalá se pusiese duro, pero no de un día....de dos o tres,......¡Errorrrr!... no se porque extraña razón pensé que así sería mejor,  son estas "maravillosas ideas" que de vez en cuando se le pasan a uno por la cabeza aún a sabiendas de que igual no salen bien, a consecuencia de ello, las torrijas quedaron un pelín secas. 
2º: me quedaron poco dulces, por eso para intentar arreglarlo, hice un almíbar de naranja para remojarlo, aún así creo que lo mejor es incrementar el azúcar para remojar el pan y luego rebozarlas en azúcar...
A pesar de ello el resultado ha sido satisfactorio, me queda pendiente probarlas con pan reciente para ver si están más ricas aún.

Ingredientes
 (6 personas)
6 rodajas de pan Jalá sin semillas
2 huevos medianos
1/4 de cucharadita de sal
60ml de leche
1 cucharada de azúcar (como dije antes yo pondría el doble)
125ml de zumo de naranja
Azúcar para rebozar las torrijas
Almíbar:
250ml zumo de naranja
160gr de azúcar

Preparación
Mezclar todos los ingredientes y poner en una fuente, poner las rebanadas de pan en la fuente para que se empapen de la mezcla. Depende del grosor las tendremos más o menos tiempo, las mías eran de un dedo de grosor y las tuve un buen rato (mejor ponerlas un poco más finas), fui dándoles la vuelta a cada poco a poco hasta que absorbió todo el líquido. Si vemos que están algo secas podemos añadir un poco más de leche.

Freír en abundante aceite de girasol bien caliente y escurrir en papel de cocina. Rebozar en azúcar o remojar en el almíbar. 

Preparar el almíbar y remojar en el las torrijas durante unos 15 minutos, luego podemos dejarlas ahí o escurrir y guardar en un recipiente sin almíbar, eso depende como nos gusten más. Abajo la opción de remojadas en almíbar, sinceramente a mi me gustan más rebozadas en azúcar.

Fuente:  "La Nueva Cocina Judía"_Elizabeth Wolf Cohen

Pan Jalá / Challah

Publicado por María Alonso 17 abril 2013 Etiquetas: , 8 comentarios

¡ Una receta que no tenía pensado hacer aún......!


Hace unos días revisando un libro que tenía por casa, vi una especie de torrijas judías que me llamaron mucho la atención, estaban hechas con pan jalá, después de resistirme a la idea inicial de hacerlas con pan normal, me puse manos a la obra e hice esta preciosa trenza.
La receta en si, ha sido el resultado un poco del experimento, cuando estaba en mitad del proceso vi que en la receta no ponía el agua suficiente para amasar el pan, e improvisé un poco. Tuve mucha suerte porque....¡me salió bien!
Acabo de darle un bocado para describir su sabor, en este caso el toque se lo dan las semillas de amapola, puede cubrirse también con semillas de sésamo o con un poco de sal en el huevo batido. Me ha gustado mucho, seguro que repetiremos.

Ingredientes
 (1 trenza)
Fermento:
1/2 cucharada de levadura en polvo instantánea
1/2 cuchara de azúcar
37 ml de agua tibia
Masa:
1/2 cucharadita de sal
3 cucharadas de aceite de girasol
1 huevo mediano
375gr de harina de fuerza
Glaseado:
1/2 huevo con una pizca de sal y azúcar
Semillas de sésamo o amapola

Preparación
Disolver en 37 ml de agua tibia la levadura y el azúcar, dejar reposar unos 10-12 minutos hasta que empiece a formarse espuma.

Tamizar la harina y la sal en un bol amplio. Hacer un hueco y añadir el huevo batido, el aceite y la mezcla de levadura. Amasar con la mano hasta obtener una bola que no se pegue a los lados del bol. Tapar con un paño o papel film y dejar reposar por lo menos un par de horas, yo lo dejé un poco más porque tenía muchas cosas que hacer. 

Una vez pasado ese tiempo, echar un poco de harina en la encimera y partir la masa en tres trozos iguales.  Dar forma de tiras alargadas del mismo grosor y longitud. Empezar a trenzar, yo comencé desde un extremo sin fijar mucho el principio, cuando hube acabado "doblé" un poco los extremos hacia abajo para que quedasen más redondos y más bonitos.

Dejar reposar tapado con un paño durante 1 hora. Precalentar el horno a 190º, pintar la trenza con huevo batido y hornear  durante 40 minutos aproximadamente. Yo lo he hecho en Mini-Horno, los 20 primeros minutos a 190º y turbo tapado con papel de aluminio en la posición media del horno, y luego 10 minutos sin tapar en la posición más inferior.

Fuente: "La Nueva Cocina Judía"_Elizabeth Wolf Cohen

¡En esta casa somos medio ratones......:)!


Nos gusta el queso, en todas sus versiones, sobre todo a mi peque Enol y a mi, no le hacemos ascos a ninguno incluso como el dice "el cabral" es bienvenido en nuestros platos.
Hace mucho tiempo probé este queso de yogur, y me pareció que sería ideal para combinar con el sabor de este Lomo Ibérico. Un acierto total, el sabor fresco de este queso le va genial. Es muy fácil de hacer y sorprenderá a nuestros invitados, sobre todo....cuando digamos que lo hemos hecho nosotros.
Yo he hecho la mitad de los ingredientes y nos ha dado para un par de veces, osea que la próxima haré todas las cantidades, cuanto más tiempo pase más rico está....

Ingredientes
 (6 bolas de queso)
500gr de yogur griego
2 cucharaditas de sal
1 cucharadita de pimienta negra molida
1 cucharada de orégano seco
2 cucharaditas de tomillo seco
1 hoja de laurel
350ml de aceite de oliva virgen o lo necesario para cubrir las bolas de queso

Preparación
Mezclar en un bol el yogur con la pimienta y la sal. Poner en una gasa, retorcer un poco, y poner en un cuenco a escurrir durante 3 días en la nevera.. Yo lo que hago es utilizar una jarra de cristal alta o el vaso de la batidora, retuerzo un poco la gasa y la atravieso con una brocheta pequeña de metal, la pongo sobre el vaso y así escurre perfectamente sin tocar el suero. Tapo el recipiente con papel film y lo dejo en la nevera.

Mezclar en un plato las hierbas secas y echar la mitad del aceite en un tarro con la hoja de laurel. Sacar el yogur-queso de la gasa y hacer bolitas, rebozar con las hierbas y meter en el tarro. Cubrimos con el aceite necesario para taparlas por completo. Dejar macerar en la nevera por lo menos durante 1 día antes de probarlo, aunque es mejor esperar unos días. Conservar en la nevera y sacar un buen rato antes de usar. Se conserva durante 2 meses en perfectas condiciones, aunque la verdad .....es que nunca lo hemos comprobado....

Fuente: Meze_ Anne Wilson

Galletas de Nutella

Publicado por María Alonso 14 abril 2013 Etiquetas: 11 comentarios

¡Galletas para mi peque....!


Estas son las otras galletas que hice para el cumple de mi peque. En un momento y con pocos ingredientes tendremos unas deliciosas galletas con sabor a chocolate con avellanas.
A mi personalmente como se suele decir en Asturias "no me dan mas", o lo que es lo mismo, me gustan pero no mucho, no mataría por ellas, y si me quedase sin comerlas me daría igual. Mas que nada por qué no soy mucho de chocolate, pero a mis peques les han encantado, bueno a ellos y a sus amiguitos del cole....
Ingredientes
  (30 unidades)
1 huevo grande
100gr de azúcar
140gr de harina
250gr de Nutella (yo la del lidl)

Preparación
Batir los huevos y el azúcar. Añadir la nutella y la harina tamizada. Mezclar bien con una cuchara, la mezcla queda bastante pringosa y cuesta un poco para mezclar, pero una vez pasado el agobio incial no es para tanto.

Precalentar el horno a 175º, hacer bolitas de unos 2cm  y poner en una bandeja dejando separación entre ellas, ya que crecen bastante. Para dar una aproximación, yo hice 20 galletas de cada vez, 4 filas por 5 columnas de bolitas. Aplastar las bolitas un poco con un tenedor y hornear a 175º durante 7 minutos en la parte media del horno.

Esperar un poquito antes de quitarlas de la bandeja ya que salen muy blandas y con una espátula pasarlas a una rejilla para que enfríen. 

Fuente: Nutella Cookies_El rincón de Bea/Tasty Kitchen

Sopa China Rápida

Publicado por María Alonso 12 abril 2013 Etiquetas: , 9 comentarios

¡Nos encantan las sopas orientales....!


Uno de los platos orientales que hemos descubierto ultimamente son las sopas, todo comenzó aquí con la sopa de ternera...y ahora continuamos con esta de gambones.....está deliciosa y se hace en un momentín.

He modificado un poco la receta original, y creo que admite muchas variaciones. Aún así quiero comentar un par de cositas que me parecen importantes. El aceite de sésamo puede sustituirse por aceite de girasol, hay que tener cuidado porque tiene un sabor algo fuerte, el que yo usé sabía demasiado para mi gusto, la próxima vez usaré uno más suave o simplemente aceite de girasol. 
Se puede usar cualquier tipo de fideo oriental, incluso en un momento dado lo podemos tomar con tallarines tradicionales o spaguetti.
Yo he usado la picada de ajo y la de jengibre en conserva, entre paréntesis pongo las cantidades en caso de utilizar productos al natural.

Ingredientes
 (4 personas)
800ml de caldo de pollo
1 cebolleta grande o dos pequeñas
1 cucharadita de ajo en pasta (2 dientes de ajo picado)
1 cucharadita de Jengibre en pasta  (1 trozo de jengibre picado del mismo tamaño que el ajo)
12 gambones
8 huevos de codorniz
4 cucharadas de salsa de soja
1 cucharada de aceite de sésamo
1 chorrito de aceite de girasol
200gr de fideos chinos (yo tallarines chinos)
Sésamo Negro para decorar

Preparación
Lo primero que haremos será cocer los huevos de codorniz en un cazo con agua y un poquito de sal. Pelamos los gambones, les damos un corte en el lomo para quitarles la tripa y luego cortamos un poco más con el cuchillo, así conseguiremos ese aspecto abierto tan bonito que tienen las gambas en los restaurantes chinos.

Calentar el Wok y echar un chorrito de aceite de girasol. Saltear la cebolleta picada en juliana, el ajo y el jengibre durante unos minutos. Añadir las gambas y saltear un poquito mas. Por último añadiremos el caldo de pollo, la salsa de soja, el aceite de sésamo y lo dejaremos cocer un par de minutos. 

Dependiendo del tipo de pasta que usemos habrá que cocerla o no. Si usamos fideos de arroz, con un par de minutos en la misma sopa ya es suficiente, los tallarines que yo utilicé eran muy finitos y también los cocí en la sopa, ahora que lo pienso creo que hubiese sido mejor cocerlos a parte en agua con un poquito de sal. 

Justo antes de servir, añadimos el huevo cocido partido por la mitad, la pasta y espolvoreamos con sésamo,  que como se puede comprobar a mi se me olvidó....¡qué rabia!..., damos un hervor.....¡y listo!...

Fuente: Sopa China en 10 minutos_Anita Cocinitas

¡Simplemente....Deliciosa!


Nunca había probado la Panna Cotta, y mira que la había visto por la red, vaya cosa más rica que me había perdido......
Para probarla la he combinado con estas especiales naranjas. Su color es mágico, y su sabor ligeramente más ácido que las naranjas habituales lo hace perfecto para este postre.
En la foto no se aprecia, pero la panna cotta queda con un ligero color rosado, y el sabor es buenísimo, yo no soy de mucho almíbar y dulce, pero en este caso va genial, cada cucharada de panna cotta queda recubierta de una fina capa de almíbar que le da un sabor especial. 

Ingredientes
 (4 personas)
150ml de zumo de naranja sanguina
400ml de nata para montar
75gr de azúcar
6 hojas de gelatina o 1 sobre de gelatina de 10gr
ralladura de naranja 
Almíbar de naranja 
4 rodajas de naranja sanguina
6-7 cucharadas de agua 
6-7 cucharadas de azúcar

Preparación
Cortar las hojas de gelatinas en trozos e hidratar con 3 o 4 cucharadas de agua, en el caso de usar gelatina en polvo, la mezclaremos con 3 cucharadas de agua. 

Poner la nata en un cazo con el azúcar y llevar a ebullición. Con respecto a la ralladura de naranja podemos añadirla así, o en caso de no querer encontrar nada podemos ponerla un trozo sin nada de blanco en la nata y retirarla antes de mezclar con la gelatina y el zumo.

Una vez que hierva, retiramos del fuego y mezclamos con la gelatina escurrida (en el caso de usar hojas), removemos bien hasta que se disuelva por completo y cuando pierda un poquito de calor añadiremos el zumo y removemos.  Echamos en los moldes y dejamos enfriar por lo menos un par de horas, nosotros los dejamos 4 horas.

Para hacer el almíbar, cortamos 4 rodajas de naranja no demasiado gruesas y las ponemos en un cazo con el azúcar y el agua, cocemos a fuego medio durante 20-25 minutos. Dejar enfriar y justo antes de servir echar sobre la panna cotta y adornar con una rodaja de naranja.


Fuente: Blood Orange Panna Cotta_Adventures in Cooking

¡Un aperitivo original y diferente.....!


¿Mermelada de Aceitunas?, por más cosas que he probado a fecha de hoy, jamás había visto una mermelada igual......
Una de estas innovaciones es la Mermelada de Aceitunas, su sabor es genial, y casa a la perfección con el queso de cabra, estos triángulos de pasta brick están riquísimos. También coincidió que habíamos abierto unas anchoas, y en una tostadita con un poco de mantequilla sin sal, un poco de mermelada y una anchoa.....¡está buenísima!...

Ingredientes
9 tiras de pasta brick de 30cm x 8cm
Queso rulo de cabra
Mermelada de Aceitunas

Preparación
Poner en el extremo de la tira de pasta brick una cucharadita de mermelada de aceituna y un trocito de queso de cabra, aproximadamente 1 cucharadita, yo puse menos y creo que me quedé corta. Doblar la masa sobre el relleno haciendo el primer triángulo. Vamos doblando sobre la masa el triángulo hasta casi llegar al final. Para cerrarlo meteremos el último trozo sin doblar lo metemos por el último pliegue de masa como si cerrásemos un sobre, si vemos que se nos resiste podemos utilizar un poco de mantequilla fundida para sellarlo. De todos modos hay muchos vídeos por internet donde muestra como se hacen.

Una vez hechos los triángulos podemos hornearlos o freírlos. Estos de la foto son fritos, nos han gustado mucho. Los freí en aceite de girasol y escurrido en papel de cocina. También he probado a hacerlos en el horno, para ello sólo habría que pincelarlos con aceite o mantequilla y hornear unos minutos a 180º, hasta que se doren un poquito, cuidado con las esquinitas a mi casi se me chamuscan porque me despisté un poco. La próxima vez, le pondré un poco de papel de aluminio en ellas por si acaso....

Podemos preparar este aperitivo con antelación y congelarlo, los que horneé estaban congelados, y en 4 ó 5 minutos estaban listos. La verdad es que merece la pena tener unos cuantos en el congelador para cualquier imprevisto.

Red Velvet Cheesecake Brownie

Publicado por María Alonso 05 abril 2013 Etiquetas: , 17 comentarios

¡Me encantan los Red Velvet.....!


Tengo verdadera adoración por los Red Velvet en cualquiera de sus versiones, he probado el cake, los cupcakes y por último este brownie de queso. 
No se si será el color o que será, se que tanto colorante no es bueno, pero me gustan tanto los colores vivos......simplemente...¡me hacen sentir bien!. A parte de su color, el sabor es algo importante en los Red Velvet, tienen un sabor característico que  los hace deliciosos, quizás en este brownie se note un poco menos, pero en el cake y los cupcakes se nota un montón.
En casa nos ha gustado mucho, tenía mis dudas antes de hacerlo pero cada trocito te pide otro mas.....merece la pena probarlo.....

Ingredientes
  (molde 20x20cm aprox.)
Masa Red:
200gr de azúcar
20gr de cacao sin azúcar
1/2 cucharadita de extracto de vainilla
1 cucharada de colorante rojo en gel
1/8 cucharadita de sal
1/2 cucharadita de vinagre de vino blanco
2 huevos
112gr de harina
Masa de queso:
225gr de queso de untar 
3 cucharadas de azúcar
1/2 cucharadita de extracto de vainilla
1 yema de huevo(yo no la puse porque se me olvidó)

Preparación
Mezclar en un bol todos los ingredientes para la masa roja, y en otro, los ingredientes para la masa de queso.

Precalentar el horno a 180º. Untar el molde con mantequilla o con el spray Dubor y depositar en el la mitad de la masa roja. Estiramos con una espátula y con una cuchara echamos la masa de queso sobre la masa roja haciendo una especie de círculos. Repartimos por encima el resto de la masa roja y con una cuchara vamos "mezclando" ambas masas haciendo remolinos, pero sin que se mezclen del todo, para conseguir el típico efecto "marmolado" de los bizcochos.

Alisamos con una espátula la masa y horneamos a 180ª durante 30 ó 40 minutos hasta que el brownie esté hecho. Yo lo horneé casi todo el tiempo tapado con papel de plata para evitar que se cambiase demasiado el color de la superficie, aún así, se puede ver que en alguna zona se doró más de lo que me hubiese gustado.


Fuente: Red Velvet Cheesecake Brownie _Just a Taste

¡Un plato típico Asturiano....!


Hay recetas que son de toda la vida, que las has comido mucho en una época y que de repente pasan y pasan los años sin que las pruebes, gracias al blog he recuperado esta receta que es deliciosa.
Uno de los platos más típicos de Asturias a parte de la Fabada, son los Cachopos, los más famosos son los de ternera, pero también se hacen de setas, de pescado..... Estos de merluza están riquísimos, así no hay excusa para comer pescado, y aunque parezcan un poco liosos de hacer al final no lo son....
Se puede usar cualquier tipo de queso, yo he usado el Queso de Oveja semicurado  que le da un sabor muy rico al combinarse con el jamón, ha sido una combinación muy acertada. No he puesto cantidades, ya que depende mucho del tamaño de los cachopos, para el sofrito tampoco todo depende de como sean nuestros gustos, si nos gusta la salsa espesa, con poca cebolla...etc...

Ingredientes
 (4 personas)
4 lomos gruesos de merluza u 8 finos
Queso de Oveja Semicurado
Jamón serrano en finas lonas
sal y pimienta
huevo y harina para rebozar
Salsa
Cebolla 
vino blanco
perejil fresco
caldo de pescado
harina
sal y pimienta negra

Preparación
Lo primero que haremos es el sofrito, para ello rallaremos la cebolla y la pocharemos bien hasta que esté transparente y doradita. Echar un chorrito de vino blanco y dejar unos minutos hasta que evapore el alcohol. Rehogar en el sofrito una cucharada de harina, dejar cocer unos instantes sin que se dore demasiado, incorporar el caldo de pescado, salpimentar y añadir un poco de perejil fresco picado. Dejar cocer unos 10-15 minutos.

Para preparar los cachopos, si los lomos son muy gruesos los abriremos a la mitad y salpimentaremos todos los filetes. Tomamos un filete, ponemos un poco de queso y jamón cortado en trocitos para que no se salga todo al comerlo y cerramos con el otro filete de merluza. Nos ayudamos con un par de palillos para que no se desarme el cachopo y pasamos primero por harina, insistiendo en los bordes del cachopo y luego por huevo batido. Freímos en abundante aceite caliente sin que se doren demasiado. Dejamos escurrir un poco en papel de cocina mientras acabamos de freír los demás.

Con cuidado quitamos los palillos a los cachopos. Ponemos la salsa a calentar, y cuando esté lista, metemos los cachopos dentro, dejamos cocer durante 15 minutos a fuego medio. Están muy ricos con patatas cocidas.

Charlota Asturiana para el Cumple de Toño

Publicado por María Alonso 03 abril 2013 Etiquetas: , 26 comentarios

¡Felicidades Toño....!


Con el cumple de Iyán inauguramos la temporada cumpleañera en casa, para celebrar el cumple de mi maridín he hecho su tarta preferida, quizás ahora no sea la que más le gusta del mundo mundial, pero cuando yo le conocí era la que más le gustaba. No voy a ponerme a decir aquí cosas empalagosas, para dulce ya está la tarta, jaja, eso lo reservaremos para la intimidad, él sabe que le queremos un montón y que es el mejor marido y el mejor papá del mundo, y ya está....que luego me embalo... " Cari, te deseo un Feliz Cumple, y todo lo mejor para siempre jamás".....
He puesto Charlota de Asturias, pero creo que en realidad se llama Charlota de Gijón,  claro para mi siempre fue de Avilés, porque nunca la probé en otro sitio, osea que para que no haya problemas ni malentendidos, pongo Asturiana y me quedo tan ancha, que conste que soy nacida en Gijón y del Sporting de toda la vida, jaja,  pero como lo más fácil es que cuando pidamos una charlota en Asturias nos pongan algo parecido a esto pues le tuneo un poco el nombre.
Por más que busqué hace más de 15 años no encontraba la receta de esta tarta, así que en su día tuve que más o menos pensar como podía hacerse, que pena que no existían los blogs de aquella, me hubiese resultado mucho más fácil hacerla. Yo he hecho una minitarta de 18cm, para ello utilicé la mitad de los ingredientes que pongo. Otra cosa....normalmente se adorna con guindas en almíbar, yo las he sustituido por frambuesas rehidratadas, en casa no gustan las guindas y es bobada ponerlas para que luego vayan a la basura. Y un apunte más, normalmente se rellena con turrón blando.....¡no tenía!, entonces inventé un poquito haciendo algo parecido a un praliné de almendra.....

Ingredientes
Base:
90gr de harina
90gr de azúcar
2 huevos
Capa de Nata:
400ml de nata para montar
150gr de azúcar
100ml de leche tibia
6 hojas de gelatina
Turrón Blando (cantidad a gusto del consumidor)
Cobertura
100gr de chocolate fondant
100gr de nata para montar
25gr de mantequilla sin sal
Adorno:
400ml de nata para montar
2 sobres de estabilizante de nata
4 cucharaditas de azúcar
9 guindas o frambuesas o cerezas...

Preparación
Para preparar la base, batimos los huevos con el azúcar hasta que estén espumosos, añadimos la harina tamizada poco a poco, echamos en un molde del tamaño de la tarta forrado con papel de horno y untado con un poco de mantequilla. Horneamos a 200º durante 8-10 minutos, con cuidado que no se queme. Yo esta vez lo hice en el microondas, lo cocí 3 minutos a máxima potencia (molde de  18 cm), primero 2 minutos y luego a intervalos de 20 segundos hasta que quedó cocido, cuidado porque aunque parezca que está bien en cuestión de 20 segundos puede chamuscarse y deshidratarse demasiado por el centro y casi no se ve.

Necesitaremos un molde desmontable, yo forré la base con papel de horno y para los laterales utilicé unas láminas plásticas de acetato, he comprobado que para estas tartas tipo mousse o flan es lo que mejor resultado da. Si no, podemos forrar con papel de horno y pasar un cuchillo con cuidado al desmoldar, en esta tarta en concreto es igual, ya que luego adornaremos los bordes con nata montada. Ponemos en el fondo el bizcocho y lo "salpicamos" con un poquito de leche para que no quede demasiado seco.

Hidratar la gelatina cortada en trozos en agua durante cinco minutos. Calentar un poco la leche, lo justo para que podamos disolver la gelatina. Una vez disuelta la gelatina dejar que esté casi fría del todo, añadir a la nata y empezar a montar de la manera habitual con las varillas, cuando esté casi lista, añadiremos el azúcar y acabamos de montar.

Repartimos 1/3 de la nata por encima de la base de bizcocho, y añadimos el turrón. El turrón puede mezclarse con un poco de leche para que quede más fino, puede ponerse desmigado sobre la nata, incluso hacerse más blando y hacer un churro de turrón  por la parte más exterior de la tarta. Yo no tenía, para sustituirlo, molí un poco de crocanti de almendra y le añadí un poquito de miel, lo mezclé bien y lo desmigué por encima de la nata. Ponemos el resto de la nata por encima, alisamos con una cuchara y dejamos enfriar en la nevera un par de horas.

Para hacer la cobertura de chocolate, mezclamos la mantequilla, el chocolate y la nata y lo fundimos en el microondas a potencia media durante un minuto y medio. Lo sacamos y removemos hasta conseguir que la cobertura adquiera el color habitual y se vea brillante. Vamos enfriando un poco removiendo sin parar y cuando empiece a perder calor, echamos por encima de la tarta, no hace falta tocarla con la cuchara ni con nada, por su propio peso va extendiéndose y llegando a los bordes, como mucho podemos mover el molde de un lado a otro para ayudar a que el chocolate llegue a los extremos. Dejar en la nevera hasta el día siguiente que es cuando decoraremos la tarta.

Esta tarta admite perfectamente la congelación, es más, hay personas que incluso la sirven un pelín congelada. Podemos llegar a este punto, congelarla y luego sacarla el día en cuestión y adornarla. 

Para adornarla, montamos la nata con el azúcar y los sobres de estabilizante, estos no son imprescindibles, pero yo suelo usarlos porque me da miedo que la nata se empiece a bajar.  Con una manga con boquilla, adornamos todo el lateral. La decoración central consiste en unos círculos concéntricos de nata y cerezas en almíbar. Donde yo he puesto puntitos de nata, debería haber hecho una especie de espigas hechas con un palillo, pero como que no quisieron salir y la verdad es que de concéntricos tienen poco, pero bueno.....habrá que ensayar más.....Una vez lista la tarta, a la nevera y a disfrutar bien fresquita...

Carne en Rollo

Publicado por María Alonso 01 abril 2013 Etiquetas: 14 comentarios

¡De celebración....!


Hace unas semanas teníamos una comida un poco especial, después de mucho pensar no quise arriesgar, un clásico que nunca falla si los ingredientes son de calidad.
Esta carne me recuerda a mi abuela paterna, en las fiestas de su pueblo siempre comíamos este rollo de carne que estaba buenísimo. Pero en esta ocasión la receta es parecida a la de mi suegra Tere, el toque de nuez moscada le va genial, siempre lo hago como ella lo hacía y la verdad es que nos encanta.

Ingredientes
1 kg de carne para guisar (aleta)
1 tortilla francesa de dos huevos
Jamón serrano en lonchas finas
pimientos de piquillo
Salsa:
2 cebollas medianas 
2 dientes de ajo sin pelar
2 tomates medianos
1 chorrito de vino blanco
Aceite de Oliva Extra Virgen
sal y nuez moscada

Preparación
Es muy importante que la carne sea de calidad y esté bien cortada y no demasiado gruesa, por lo general yo suelo hacer dos rollos pequeños. Las  cantidades son un poco orientativas ya que no siempre los rollos salen igual de grandes, si hacemos dos, la tortilla será de 1 huevo y los pimientos los pondremos según nuestros gustos.

Salpimentar la carne, dejar la parte fea hacia dentro para que nos quede más bonito el rollo. Ponemos el jamón, los pimientos en tiras y por último la tortilla. Enrollaremos con cuidado sobre sí mismo el rollo, metiendo con los dedos si se nos sale algo del relleno. Ahora podemos atarlo con hilo de cocina o usar una malla elástica de las que nos da el carnicero. Una manera de meterlo en la malla es utilizando una botella de agua grande cortada por ambos extremos donde pondremos la malla en uno de los lados y empujaremos hasta que el rollo se vaya metiendo dentro de la malla al salir por el otro lado.

En la olla rápida doraremos los rollos de carne, ponemos las cebollas picadas en juliana, los dientes de ajo sin pelar, los tomates enteros, sal y un poco de nuez moscada. Echamos un chorrito de vino blanco dejamos evaporar el alcohol y echamos agua hasta que lleguen a la mitad de los rollos. 

Cerramos la olla y una vez que suba el pitorro, los dejamos cocer 30 minutos a fuego medio. Lo mejor es hacerlo de un día para otro. Una vez que los rollos estén fríos podemos quitarlos de la malla, y cortarlos en rodajas de 1 dedo de grosor aproximadamente. Pasar por el pasapuré la salsa con las verduras y poner todo en una olla, calentamos unos minutos y servimos con patatas fritas o arroz blanco.

pincha en cada imagen para acceder a su página
Top food blogs
Top blogs de recetas
Top blogs de recetas
Top blogs de recetas
Top blogs de recetas
Top blogs de recetas

Silkomart