¡Riquísima.....!


Muchas veces veo recetas y platos por la red que me impactan, uno de ellos fue está empanada típica de Galicia, llevaba tiempo queriendo hacerla y esta semana estuve esperando por mis sardinillas hasta que por fin....¡las conseguí!.
Lo más complicadillo de esta empanada es la masa, es húmeda y blandita y no se puede estirar con un rodillo, para la base es fácil, se forra estirando trozos de masa aplastando con la mano, pero para la parte superior hay que ir haciendo como trocitos de masa e ir uniéndolos poco a poco por encima del relleno. Intentaré perfeccionar esta técnica, ya que cuando más fina sea la masa, mejor está la empanada y yo creo que a mi la parte superior me quedó un pelín gordita por algún sitio.
La masa es compacta y con un sabor peculiar a maíz, me ha gustado mucho, y el relleno es simplicidad al máximo, un sofrito, unas sardinillas y un poco de pimiento. Una combinación que hace de esta empanada algo único y diferente. Con estas cantidades hice una empanada de 23x18cm y me sobró una bola de masa del tamaño de un puño con los que haré unas empanadas pequeñitas o unos tortos de maíz.

Ingredientes 
Masa:
350gr de harina de maíz
100gr de harina de centeno blanca
50gr de harina de trigo
350ml de agua tibia
10gr de levadura fresca
1 cucharadita de sal
Relleno:
400gr de sardinillas sin limpiar
1 cebolla mediana
3 tomates pera pequeños
un chorrito de vino blanco
aceite de oliva virgen, sal y pimienta negra

Preparación
En un bol mezclamos las harinas y la sal. Yo he utilizado guantes de latex para amasarlo, y la verdad es que es una buena opción, la masa apenas se pega y es mucho más cómodo. Hacemos un huevo en el medio y echamos el agua, desmenuzamos la levadura encima y amasamos con la mano hasta que podamos formar una bola con la masa. Quedará blandita, tapamos con un film y dejamos reposar mientras preparamos el relleno. Aunque lleva levadura es una masa que apenas leva, lo único que observaremos es que esa bola se habrá agrietado un poco antes de usarla.

Ponemos en una sartén un chorrito de aceite y pochamos la cebolla picada en trocitos pequeños, cuando esté lista, añadimos un poco de pimentón dulce, le damos un par de vueltas sin que se queme y echamos el vino blanco, dejamos evaporar unos instantes y añadimos el tomate. Dejamos cocer hasta que la salsa esté bien hecha. Salpimentamos y reservamos. Limpiamos las sardinillas y le quitamos la cabeza y las espinas, las aclaramos y dejamos escurrir en un colador.

Forramos un molde con papel de horno y untamos con aceite, vamos tomando trocitos de masa y estirando hasta formar una capa fina de masa y subimos hasta los laterales para poder hacer luego el borde. Le quitamos al sofrito el exceso de líquido si lo tiene y lo reservamos para pintar la empanada antes de hornear. Distribuimos el sofrito encima de la masa y luego cubrimos el sofrito con las sardinillas abiertas, yo las he puesto todas bien alineadas con la piel hacia abajo. Para hacer la parte superior vamos tomando trozos de masa, los estiramos con los dedos y los vamos poniendo sobre las sardinillas, vamos como poniendo "parches" y los unimos unos sobre otros con los dedos apretando un poquito, cuando está todo cubierto pasamos los dedos por encima para alisar un poco la masa y cerramos los bordes de la empanada. Marcamos con un cuchillo la empanada para luego cortarla mejor, esta masa se rompe un poco y es mejor hacerlo así. Pintamos con un poco del aceite del sofrito. 

Precalentamos el horno a 200ºC y  horneamos a 180º durante 35/40 minutos hasta que veamos que la masa está dorada y se separa de los bordes del molde. Dejamos enfriar y lista para comer.

Fuente: Masa de millo_La cocina de mi abuelo

Pan Naan

Publicado por María Alonso 30 enero 2014 Etiquetas: , , 15 comentarios

¡Bake the World....!

 

La propuesta de este mes de Bake the World me ha encantado y eso que casi no llego, lo he ido dejando y dejando y he llegado con la lengua afuera....¡sorry!, ;)

Este mes nos proponen uno de mis panes favoritos que aún no había preparado en casa, el Pan Naam. Este pan es uno de los más típicos de la cocina india, un plan plano, tiernito con muy poca levadura que se deshace en la boca. Normalmente se hornea en los tandoor pero yo los he hecho en sartén y han quedado muy bien.

He seguido la receta de la maravillosa Manjula, y nos ha gustado mucho no....¡muchísimo!, he querido hacer de el un plato principal, y aunque la idea era hacer un Naan de queso y ajo, al final hice también uno relleno de carne, para chuparse los dedos..., he hecho un poco de trampa y he usado carne de cerdo porque al principio iba a hacer un relleno tipo pizza para los peques, pero me dió pena no darle el toque indio a los Naan e improvisé un poco con la carne que ya tenía lista, la próxima los hago con pollo.

Ingredientes
(6 panes)
Masa:
175ml de agua tibia
1 cucharadita de levadura seca de panadería
300gr de harina
1 cucharadita de sal
1 cucharadita de azúcar
2 cucharadas de aceite de girasol (a mi se me olvidó y quedaron bien)
una pizca de bicarbonato
1/2 yogur griego natural (60gr)
1 cucharadita de ajo en polvo
15 hojas de cilantro fresco picado

Cocción:
Aceite de girasol para coger la masa
harina de trigo
2 cucharadas de ghee o mantequilla fundida

Relleno:
6 quesitos
1/2 cebolla picada
1 zanahoria rallada
aceite de girasol y sal
150gr de carne picada
1/2 yogur griego natural
curry en polvo
1 cucharadita de jengibre fresco

Preparación
Disolver la levadura en el agua tibia y dejar reposar unos 10 minutos. En un bol hondo, disponer el resto de los ingredientes y hacer un hueco. Echamos el agua y removemos con una cuchara, nos untamos las manos con un poco de aceite de girasol y acabamos de mezclar, le damos forma de bola y dejamos reposar durante 3 ó 4 horas, para mí con un par de horas fue suficiente, lo puse en la habitación más caldeada tapando el bol con un film, no lo dejé más porque no tenía tiempo.

Preparamos el relleno, para ello pochamos la cebolla y la zanahoria. En otra sartén doramos la carne picada, añadimos el sofrito y removemos bien. Un par de minutos después, echamos el curry, el jengibre y la sal, dejamos cocer un par de minutos. Y por último añadimos el yogur, removemos un poco y en cuanto pase un minuto apagamos el fuego y reservamos.

Para hacer los panes, espolvoreamos la encimera con abundante harina, dividimos la masa en 6 partes y damos forma de bola pasándola por harina. Con un rodillo enharinado extendemos las bolas de masa hasta que queden finas, en este caso no demasiado ya que al llevar un relleno duro como es la carne puede romperse la masa, si vemos que se pega la mas echamos más harina, sin miedo porque no pasa nada. Ponemos un par de cucharadas de relleno, intentando ponerlo estiradito y ponemos por encima trozos de quesito. Para cerrarlo podemos doblarlo en forma de libro o llevar todos los extremos hacia el centro haciendo como si fuera un paquete. Aplanamos un poco con mucho cuidado para que no se rompa la masa, también hice un par sólo con queso, esos sí que los aplasté un poco más con el rodillo, son los de arriba del todo de la foto y ponemos en una sartén sin aceite bien caliente.
 
Yo los hice en vitrocerámica de inducción con 9 niveles, lo puse en la sartén tapada al 6 de potencia un par de minutos por cada lado, para darles la vuelta usé una espumadera plana. Hay que tener cuidado ya que aunque la parte inferior esté hecha, la superior se pone más blanda todavía al darle la vuelta, a mi se me rompió uno y no pude arreglarlo. Sacamos de la sartén y pintamos con mantequilla fundida por cada lado. Servimos enseguida.

Fuente: Naan_ Manjula's kitchen

Galletas de Nata

Publicado por María Alonso 29 enero 2014 Etiquetas: 9 comentarios

¡Recuerdos....!


Creo que cuando hice el Bizcocho de Nata Perfecto, ya hablé de mi obsesión por la nata casera "de verdad". Este adjetivo lo uso cuando me refiero a productos caseros, que sobre todo me recuerdan a mi infancia, antes al hervir la leche de vaca "de verdad" salía una nata buenísima que se iba guardando en un tarro en la nevera y cuando se juntaba lo suficiente se podían hacer estas galletas tan ricas o mi querido bizcocho.
Bueno, hoy probamos un producto nuevo sobre todo en lo que respecta al consumo directo en el hogar. Dayelet lleva más de 30 años suministrando productos de pastelería y heladería para consumo profesional, y es desde hace un tiempo que se han orientado también hace el consumo doméstico. En esta ocasión, probamos la gama "Sin Azúcar", en concreto el Endulzante Sin Azúcar para Galletas. Aporta textura y sabor, y su uso es el equivalente al que usaríamos en azúcar en cualquier receta, tras hornearse no cambia el sabor, y nada nos hace notar que no estamos utilizando azúcar. Lo primero que hice nada más abrir el bote fue sacar un poquito en una cuchara y probarlo, su sabor es el del azúcar, la textura es prácticamente la del azúcar, quizás un pelín más fina que el azúcar, pero sin llegar a ser como azúcar en polvo. El sabor tras el horneado...¡perfecto!.....¿quién dice que no lleva azúcar?, la verdad es que me parece una opción genial, tanto para diabéticos como para personas que quieren controlar su peso y darse un capricho de vez en cuando, es más incluso podemos sustituir parcialmente el azúcar y completarlo con Dayalet.......¡y eso qué nos quitamos!....
He estado a la busca y captura de nata "de verdad", por ahora me tengo que aguantar, pero este verano una amiga me comentó que su tía la guardaba aún y creo que me guardaré la vergüenza en algún sitio y le pediré unas pocas. Ahora me he tenido que conformar con la nata espesa fresca que venden en los supermercados y la verdad es que no ha quedado nada mal.... Estas galletas son como las de mantequilla, empiezas...parece que al principio no son para tanto, pero te va quedando ese regustillo en la boca que hace que te apetezcan mas....¡están muy buenas!


Aquí os dejo un cupón de descuento por si os apetece probar los endulzantes Dayelet, sólo hay que poner la palabra "RECETINES" y obtendreis un 5% de descuento en vuestro pedido.

Ingredientes
(23 galletas)
200gr de nata fresca espesa
150gr de Endulzante Sin Azúcar para Galletas Dayelet
250gr de harina
6gr de levadura de repostería

Preparación
Muy sencillo, simplemente tenemos que mezclar todos los ingredientes, amasar hasta conseguir una masa fina y dejar reposar en la nevera al menos media hora. 

Estirar la masa dejando un grosor de 1 dedo aproximadamente y cortar con el cortador elegido, yo he usado un vaso pequeño porque así era como las hacíamos antes y me hacía gracia hacerlas así.

Precalentamos el horno a 180ºC y horneamos durante 10-12 minutos, sin dejar que se doren demasiado. La textura de estas galletas es más bien blanda, no son nada crujientes, pero están buenísimas.

¡Otra receta con recuerdos....!


Hace ya bastante tiempo cuando fuimos a elegir nuestro menú de bodas había entre los platos de pescado esta merluza rellena. Por no arriesgar y que la gente pasase hambre, algo que en una boda asturiana es imperdonable...., elegimos un lenguado relleno de marisco. El caso es que el restaurante nos invitó a comer el día después de la boda y probamos el plato que tanto nos había llamado la atención y simplemente nos encantó. Desde ese día no lo volvimos a comer, llevo ya mucho tiempo con ganas de hacerlo y por fin ha llegado ese día. La combinación de sabores es muy buena, no es muy complicado de hacer y es un plato de auténtica gala.
Me gusta hacer fotos en las que se vea el corte, sobre todo si el plato lleva relleno, son manías de una, para la foto freí la merluza, la partí y la puse sobre un poco de salsa. Pero para comer, se ponen los trozos de merluza en la salsita una vez fritos, se cubren con ella para que acaben de hacerse, y el rebozado queda con el mismo color marroncito de la salsa, pero claro, tengo un blog.....y no nos gusta comer frío...jeje..
La merluza se rellena igual que cuando hice los  cachopos de merluza. Los Oricios son los erizos de mar, yo he usado una latita de oricios de mar, en caso de no tener se podría usar una de paté, o simplemente hacer una salsita de cebolla y vino blanco que también combina muy bien.

Ingredientes
8 trozos de merluza 
100gr de salmón ahumado
sal y pimienta negra
harina 
1 huevo
Aceite de girasol
 Salsa de Oricios:
1 cebolla mediana
2 dientes de ajo
65gr de huevas de oricios (erizo de mar)
100ml de vino blanco
100ml de caldo de pescado

Preparación
Para preparar la merluza, si los lomos son muy gruesos los abriremos a la mitad y salpimentaremos todos los filetes. Tomamos un filete, ponemos una loncha de salmón ahumado y cerramos con el otro filete de merluza. Nos ayudamos con un par de palillos para que no se desarme y pasamos primero por harina, insistiendo en los bordes y luego por huevo batido. Freímos en abundante aceite caliente sin que se doren demasiado. Dejamos escurrir un poco en papel de cocina mientras acabamos de freír los demás.

Para preparar la salsa, hacemos un sofrito con la cebolla, el ajo y el vino blanco. Cuando esté bien pochada, añadimos las huevas y el caldo de pescado. Batimos con la batidora y cocemos unos minutos. Si nos ha quedado muy espesa podemos aligerar con un poquito de nata líquida o caldo de pescado, no interesa que quede demasiado espesa ya que el rebozado de la merluza absorbe parte de esta salsa y nos quedaríamos cortos de salsa.

Con cuidado quitamos los palillos a la merluza, si se han quedado muy pegados no pasa nada, los dejamos y los quitamos justo antes de servir. Ponemos la salsa a calentar, y cuando esté lista, metemos la merluza dentro, dejamos cocer durante 10-15 minutos a fuego medio, a mitad de la cocción les damos la vuelta para que se hagan del todo y servimos muy calentitos. Si vemos que se queda con poca salsa, podemos añadir un poco de caldo de pescado, menear la olla y dejar un par de minutos mas.

Crema de Vainilla y Naranja

Publicado por María Alonso 27 enero 2014 Etiquetas: 12 comentarios

¡Un postre ligero y lleno de sabor...!


En esta casa se come según la temporada, estamos en tiempo de naranjas por eso, a diario las incluyo en nuestras comidas, una buena opción para variar un poco es esta crema, suave y deliciosa.

Una pequeña aclaración con respecto al jarabe de naranja, si no gusta el toque ligeramente amargo de la naranja, haremos el jarabe sin rodajas de naranja. Nosotros comimos un vasito con el jarabe y un trozo de naranja primero, y de noche uno con jarabe pero sin trozo de naranja, y nos gustó más sin la naranja, eso va a gustos. También es conveniente no remover la mezcla como si de azúcar se tratase, la crema adquiere entonces una consistencia "extraña" y el sabor no es el mismo, la idea es ir comiendo cucharaditas de crema, que se bañan ligeramente con el jarabe.., realmente está delicioso...

Ingredientes
 (6 unidades)
Crema:
2 tazas de zumo de naranja
2 tazas de leche
1 yema de huevo
1/2 vainilla
5 cucharadas de maizena
4 cucharadas de azúcar
 Jarabe de naranja:
1 taza de azúcar
1 taza y media de zumo de naranja
rodajas de naranja (opcional)

Preparación
Poner en una olla a calentar la leche, el azúcar y la vaina de vainilla, abierta por la mitad, se suele raspar con un cuchillo para sacar la pulpa, pero yo lo hago a mano pasando una uña por encima, así se quita todo sin llevarnos parte de la vaina, cosa que me ha pasado alguna vez cuando la vaina estaba demasiado seca.

En un cuenco diluimos la maizena en un poco de zumo hasta que no queden grumos, añadimos la yema y mezclamos bien e incorporamos al resto de zumo que usaremos para la crema. Cuando la leche empiece a hervir sacamos la vaina de vainilla y añadimos la mezcla de zumo y maizena. Dejaremos cocer durante unos minutos sin dejar de remover con unas varillas hasta que empiece a espesar un poco. Esta crema en caliente queda más bien líquida, es cuando enfría cuando adquiere más cuerpo. Pasamos la crema a los moldes deseados y dejamos enfriar, una vez que pierdan un poco de calor los pondremos en la nevera.

Mientras se enfría la crema, haremos el jarabe de naranja, para ello mezclamos el zumo, el azúcar y unas rodajas de naranja en una olla, y cocemos a fuego medio alto, por lo menos durante 20 minutos. 

Inspiracion: Vainilla and Orange Puding_Matmedmera

Bizcocho al Pedro Ximénez

Publicado por María Alonso 26 enero 2014 Etiquetas: 5 comentarios

¡El Bizcocho de la semana......!


Casi todas las semanas suelo hacer un bizcocho, suelo alternarlo con otras cositas para desayunar para que en casa comamos de todo y variado, desde que ví este bizcocho no he dejado de pensar en el y me alegro porque está riquísimo.
Este bizcocho nos ha encantado, sobre todo a mi, el Pedro Ximenez le da un sabor muy bueno, y es un bizcocho un poco húmedo y blandito, me ha gustado mucho y estoy segura que lo repetiré. He reducido un poco las cantidades y fue un acierto total, yo usé un molde tipo bundt de tamaño normal y la masa me llegó casi al borde, si no llego a hacerlo así la lío pero bien, porque la masa aumentó un par de dedos o más cuando la horneé.

Ingredientes
 (molde tipo bund)
280gr de azúcar
160gr de mantequilla en pomada
4 huevos
360gr de harina 
2 sobres dobles de Gaseosa  ó 5gr de levadura de repostería
1 pizca de sal
200ml de Pedro Ximénez

Preparación
Poner la mantequilla blandita en un bol alto, con una batidora de varillas, batir hasta que esté cremosa, añadir el azúcar y seguir batiendo hasta que esté bien integrada. Ir añadiendo los huevos uno a uno y batir bien. Añadir la harina, la sal y los sobres de gaseosa, batir bien y por último echar el vino y batir unos minutos hasta que veamos que la mezcla coge aire y está cremosa.

Precalentamos el horno a 170ºC, pulverizamos el molde elegido con spray desmoldante y echamos la masa en el. Alisamos con una espátula y horneamos durante al menos 45/50 minutos hasta que esté hecho, . Yo horneé en mini-horno a 170ºC calor arriba y abajo, colocando la rejilla en la parte más baja del horno, tapando el molde con papel de aluminio, primero 25 minutos, luego giré el molde, horneé otros 25 minutos y para finalizar quité el papel y horneé 5 minutos mas hasta que lo poquito que quedaba sin dorar de la parte superior se hizo. Dejar enfriar un poco, dar un par de golpes al molde para que se suelte el bizcocho y volcar sobre una rejilla para que enfríe por completo. Cuando ya esté listo, espolvoreamos con azúcar glas y nos preparamos un cafetito.... ;)

Inspiración: Bizcocho de Pedro Ximenez_Cocinando con Kisa

Croquetas de Rabo de "Toro"

Publicado por María Alonso 24 enero 2014 Etiquetas: 7 comentarios

¡Ñaaam....!


Seguimos sacando provecho al rabo de tenera que hicimos el otro día, estoy encantadísima con esa receta, y deseando volver a hacerla, porque lo próximo será una fusión Asturias/Córdoba que merecerá la pena seguro.

Poco nuevo puedo decir de las croquetas caseras, sin duda alguna son las mejores, y la verdad es que desde que descubrí como darles forma sin "liarla parda" como hacía antes, ya no me cuesta tanto ponerme a ello. 

Ingredientes
 (20 unidades depende del tamaño)
50gr de mantequilla sin sal
50gr de harina
300ml de caldo de rabo de ternera
100ml de leche calentita
100gr de rabo de ternera en hebras
Sal

Pan rallado 
1 huevo

Preparación
Lo primero que haremos será calentar la leche y desmigar la carne de rabo de toro, yo la he dejado en hebras para que se notase.

Ponemos a calentar la mantequilla en un cazo, cuando empiece a burbujear añadimos la harina removiendo todo el rato con unas varillas, bajamos el fuego y seguimos así un par de minutos para que se haga la harina. Añadimos el caldo y la leche tibia poco a poco sin dejar de remover y cocemos nuestra bechamel durante unos 10 minutos a fuego suave sin dejar de remover.

Añadir la carne de rabo de ternera y remover, rectificamos de sal y pasamos a una fuente tapar con papel film tocando la superficie de la masa y dejar enfriar, yo lo dejo de un día para otro en la nevera.

Momento Croqueta, "corto-pego de otras recetas anteriores de croquetas", para mi es el más tedioso de todos...hasta hoy, con decir que llevo haciendo croquetas de varios tipos una semana entera..... Preparamos un plato hondo con el pan rallado, otro con el huevo batido y dos tenedores y el cuenco de la masa. Con dos cucharas medianas haremos las croquetas, tomamos una porción de masa con una cuchara y con la otra aplastamos un poquito dándole forma redondeada pasándola varias veces para que se asiente la masa, con ayuda de esa cuchara, la dejamos "caer" en el huevo, damos un par de vueltas y escurriéndola un poco la ponemos sobre el pan rallado. Ahora con un tenedor le damos una vuelta, ponemos un poco de pan rallado en nuestra mano y ponemos la croqueta sobre ella, espolvoreamos con pan rallado y damos la forma final apretando un poquito para que se pegue en pan, realmente es fantástico, apenas te ensucias las manos y una vez que pillas el truquillo las haces en un momentín... Edito porque sigo perfeccionando esta técnica, y por motivos varios, tuve que usar guantes de látex la última vez que hice croquetas, y van genial a la hora de rebozarlas, es una de las cosas que más me molesta, que se me vaya pegando la masa y el pan a la mano....

Preparar el aceite bien caliente y freír hasta que veamos que está dorada. Yo no soy de freidora, sólo tengo una de medio litro que compré hace tiempo para freír puntillitas y no morir en el intento, la he desempolvado y cuando quiero hacer algún frito la uso, ya que para estas cosas el como mejor queda.

¡Realmente....riquísimo!


No pensaba yo que esto iba a estar tan bueno, la verdad es que ha sido un descubrimiento y probablemente lo comeré más veces. A mi me encanta cenar así, con un poco de pan con aceite y desde hoy aguacate....¡soy feliz! , también lo he probado con un buen jamón serrano y está pa morirse...
El Aguacate no forma parte de mi cesta de la compra habitual, lo he consumido puntualmente para cosas concretas y sobre todo para el blog. Creo que es más por desconocimiento que por otra cosa..¡vaya lo que me estaba perdiendo!. 
Y ahora gracias a Tropicultura he descubierto "mi aguacate ideal", es el Aguacate Dátil, tamaño perfecto para consumir en pequeña cantidad, sin pepita y suave, con este aguacate hasta yo he conseguido saber cuando es su punto óptimo de consumo, y si no, siempre podemos pedir ayuda a Miriam, que ha sido muy amable para asesorarme sobre este aspecto, porque si hasta hoy no había utilizado más este producto era por esta razón.

Ingredientes
1bollo de pan integral
2 huevos
sal y aceite
2 Aguacates Dátil Tropicultura

Preparación
Batir los huevos con una pizca de sal y hacer un tortilla francesa de la manera habitual, intentando darle la forma del bollo que vayamos a utilizar.

Abrir el bollo de pan. Tostar el pan es opcional, yo soy una enamorada del pan tostado, es mi debilidad, esta vez no lo he hecho pero la próxima lo tostaré. 

Cortar el aguacate por la mitad, yo cuando los usé ya estaban un poco arrugaditos, y simplemente tuve que untarlos en los dos trozos de pan, se deshacían solos, si queda algún trocito más grande no pasa nada, no es necesario que quede una pasta fina. Ponemos la tortilla caliente encima, cerramos el bocata....¡y a disfrutar!.

Fuente: El bocata más jugoso que comí en mi vida_Lazy Blog

Cuñas de Chocolate

Publicado por María Alonso 22 enero 2014 Etiquetas: 14 comentarios

¡Dicen que tras la tormenta llega la calma.....mientras tanto,...estaré aquí si me necesitas!


Mucha veces lo que me motiva a cocinar es probar productos nuevos, otras darle un capricho a mis peques, a mi marido, incluso a mi misma, también repetir recetas que me han gustado o me han llamado la atención, y otras......ver que una amiga lo está pasando mal.... Hace tiempo hablamos de este dulce y me dijiste que te gustaba un montón, la otra mañana te vi triste y me apeteció endulzarte un poco el día....  
Recuerdo los de producción industrial que comía cuando iba al instituto pero la crema era diferente. Mi marido si que ha probado los de aquí y dice que están mejor, se nota que me quiere....jeje.... En Asturias creo recordar que los llamábamos Negritos o triángulos, no estoy muy segura....fue hace tanto tiempo...¡cuándo era joven!... ;)
La crema es una especie de crema pastelera sin huevo y sin leche, yo la había visto en alguna pastelería en Córdoba y pensaba que era una crema de yema, pero no, era esta crema dulce, que la verdad creo que utilizaré alguna vez mas. Acabo de hacer una vista previa de la entrada y se ve muy larga la preparación, que no se asuste nadie que es que me enrollo mucho, son fáciles, fáciles de hacer... :)

Ingredientes 
 (6 cuñas)
Masa:
65ml de leche 
30ml de agua
65gr de azúcar
25gr de levadura fresca
30ml de aceite de girasol (no tenía y puse mantequilla)
1/2 pizca de sal
1/2 cucharadita de azúcar de vainilla
250gr de harina fuerza

Crema:
250ml de agua
150gr de azúcar
50gr de harina 
1/2 cucharada de azúcar de vainilla
Colorante alimentario amarillo

Baño Chocolate:
140gr de azúcar
55ml de agua
50gr de chocolate de cobertura

Preparación
Calentar en el microondas la leche y el agua, muy poquito, lo justo para templarla, si está demasiado caliente "mataremos" la levadura. En un bol amplio poner la harina, el azúcar, el aceite y la sal. Disolvemos la levadura en la mezcla de leche con agua y añadimos al resto de los ingredientes. Amasamos bien hasta que la masa se ponga lisa, al principio me parecía que se quedaba muy seca, no se si tendría algo que ver que usé mantequilla, pero tras amasar un poco conseguí una mas suave y lisa. Hacer una bola con ella y dejar levar hasta que doble su volumen. Ayer hacía mucho frío, y la masa tardó en subir, osea que me lo tomé con calma y la dejé 3 horas levando.

Una vez que veamos que ya ha levado y está más esponjosa, la volvemos a amasar, le damos forma de bola y la aplanamos con el rodillo dándole forma de torta con un espesor de unos 2 centímetros. Disponer en la bandeja del horno sobre una lámina de silpat o papel sulfurizado y pinchar un poco por encima para que no se formen pompas (a mi se me olvidó y no pasó nada). Como se me echaba el tiempo encima, aceleré este segundo levado usando el horno, para ello precalentamos el horno a 50ºC, lo apagamos y dejamos levar la torta en el hasta que doble su volumen, yo la tuve casi una hora y media, es que ahora hace mucho frío... :(

Mientras preparamos la crema, para ello mezclamos 100gr de azúcar, la harina, el colorante y el azúcar de vainilla en un bol. Ponemos el agua con 50gr de azúcar al fuego hasta que hierva. Echamos el líquido sobre el bol con harina y mezclamos. Volvemos a poner la mezcla en la olla y llevamos de nuevo al fuego sin parar de remover hasta que espese. Un par de comentarios sobre la crema: el colorante, usé el del arroz, no tenía ganas de sacar mi caja con colorantes para dulces y me apañé con ese, como ya sabemos no da nada de sabor sólo color, fui echando en cuatro veces hasta conseguir ese tono que es el más parecido al que he visto en las pastelerías. Y con respecto a la crema, la hice a mi modo, no se si es lo hice al revés o qué, pero para no dar tanta vuelta eché la harina en el agua y salieron un  montón de grumos, después de mi cara de "¿porque voy a mi rollo?"....¡no problem....batidora y listo!, la cremita quedó lisa y sin ningún grumo. La volví a poner en el fuego y sin dejar de remover con unas varillas, seguí hasta que espesó. Dejar enfriar en un cuenco tapada con papel film para evitar que se cree una capa durita por encima.

Una vez que la torta haya levado, sacamos del horno y precalentamos a 200ºC. Luego hornearemos con calor arriba y abajo durante 10 minutos. Yo lo hice en el mini-horno y la horneé sobre la rejilla con una lámina de silpat primero en la parte inferior del horno y a mitad de la cocción giré la bandeja porque que mi horno dora más por un lado que por otro y la tapé con papel de plata cuando vi que no quería que se dorase mas. Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla. 

Yo seguí haciéndolo todo el proceso cuando la torta estaba tibia, pero lo suyo es esperar a que enfríe, es muy fácil que se rompa y realmente lo  mejor es que esté fría....¡las prisas!..... Con un cuchillo de sierra, abrimos la torta por la mitad como si fuera una hamburguesa, rellenamos con una capa de crema de un poco menos de un dedo de grosor y volvemos a tapar.

Preparamos el baño de chocolate, para ello simplemente tenemos que poner el azúcar y el agua al fuego, y cuando empiece a hervir echar el chocolate en trozos y apartar del fuego. Batir con una varilla hasta que espese lo suficiente para que cubra el dorso de una cuchara. Bañamos la superficie de la torta rellena y la dejamos enfriar.  Nuevo consejo, como me dio la impresión que el chocolate estaba muy líquido, lo volví a poner al fuego porque pensaba que era así...¡no lo hagáis!, se corre el peligro de que se queme el chocolate o que una vez que empiece a enfriar el chocolate no se puede extender bien, encima lo dejé templar un poco y casi la lío del todo. Yo es que soy fanática de los baños perfectos de chocolate, me encantan lisitos y suaves, es mi asignatura pendiente, para la próxima lo haré bien.....seguro que lo conseguiré...

Una vez que la torta haya enfriado, la cortamos en 6 cuñas y untamos los laterales con la crema que nos había sobrado. Ya no nos queda más que darles un buen bocado.

Fuente: Cuñas de Chocolate_Recetas Confidenciales
             Crema pastelera sin huevo_Cocinar con Recetas

Rabo de "Toro" a la Cordobesa

Publicado por María Alonso 21 enero 2014 Etiquetas: 13 comentarios

¡Otra receta típica Cordobesa!.....


Si hay un plato típico de la cocina cordobesa es sin duda el Rabo de Toro, a pesar de su nombre en la mayoría de los casos como en el mío, el rabo utilizado es de ternera o buey. Es un plato increíble, que da mucho juego, con el yo he preparado tres recetitas ricas ricas que iré mostrando en unos días.
Por internet podemos encontrar multitud de recetas, yo he usado la que me dio mi amiga Eva, y de momento es la que voy a usar siempre porque sale buenísimo. Para presentarlo he decidido hacerlo en forma de milhojas porque la verdad es que los trozos con hueso no son nada fotogénicos, y que conste que lo he intentado.....
Yo he utilizado 2,800gr de rabo de ternera y me ha salido para comer 4 personas, hacer una sopita, hacer este milhojas y unas croquetas, osea que lo he aprovechado muchísimo. Yo he batido las zanahorias con el sofrito, pero lo suyo sería dejarlas en trocitos acompañando la carne y la salsa. Y otra cosa que me acabo de dar cuenta, la cayena, yo la he usado y apenas se nota, nunca uso picante pero esta vez la puse y nos gustó mucho.

Muy importante, este plato está mejor de un día para otro, con un plato de patatas fritas y acompañado de una buena barrita de pan.... ;) 

Ingredientes
 (4 personas raciones grandes)
2kg de rabo de toro
1 hoja de laurel
1 cabeza de ajos sin pelar
1 pastilla de caldo de pollo ó carne

Sofrito:
2 zanahorias (opcional)
2 cebollas
2 tomates
1/2 cabeza de ajos peladas
1 pastilla de caldo de carne o pollo
sal y pimienta negra
primentón dulce
un poco de colorante (opcional)
1 guindilla (opcional)
1 vaso de vino blanco

1/2 vasos de caldo de cocer el rabo de ternera

Ingredientes
Lo primero que haremos será poner el rabo de ternera en un olla rápida con una cabeza de ajos sin pelar, una pastilla de caldo de pollo y 1 hoja de laurel, cubrimos la carne con agua y cocemos durante 40 minutos. La verdad es que nos sorprendió mucho el olor de la cocina, simplemente con esos ingredientes ya olía buenísimo.

Mientras vamos preparando el sofrito, pochamos la cebolla picada con los ajos y el tomate. Añadimos la zanahoria en trozos, si la vamos a batir con la salsa la picamos en trozos pequeños, si no podemos dejarla en trozos más grandes para poder sacarla cuando vayamos a batir la salsa. Añadimos el pimentón, el vino blanco, la pastilla de caldo, 1 hojita de laurel y salpimentamos. Ponemos también la guindilla y dejamos cocer unos 15 minutos hasta que la verdura esté bien hecha.  Sacamos la guindilla del sofrito y la zanahoria y batimos hasta que quede una salsa fina.

Una vez que la olla rápida haya perdido presión la abrimos y sacamos los trozos de carne a una fuente, con un cacillo, quitamos la grasa de la parte superior del caldo, yo quité casi 200ml, colamos el caldo con un colador fino y reservamos.

Ponemos en una olla el sofrito con los trozos de carne y añadimos 1 ó 2 vasos del caldo de cocer el rabo de ternera. Dejamos que ligue la salsa unos minutos y salpimentamos, luego dejamos cocer a fuego lento hasta que espese la salsa, yo lo tuve una media hora aproximadamente.

Fuente: Eva

¡Inventando...!


Simplemente deliciosos, ha sido una idea genial hacer estos bocaditos, mis peques encantados y yo más, una nueva manera de comer una verdura un tanto especial.
La idea original era combinarlas con marisco, pero al final, mi departamento I+D, pensó que esta vez el jamón sería lo que le daría el toque perfecto a este aperitivo, con el que sorprenderemos a más de uno....

Ingredientes
(9 unidades)
2 tarritos de Corazones de alcachofa grandes Cynara
175ml de leche tibia
25gr mantequilla
25gr de harina
1 cebolla pequeña picada
75gr de jamón serrano
aceite de oliva
 Rebozado:
1 huevo
Pan rallado

Preparación
El día anterior prepararemos la masa de jamón y cebolla, es una bechamel espesita. Primero pochamos la cebolla hasta que esté bien doradita y echamos un poquito de vino blanco, dejamos que se evapore y cuando esté lista añadimos el jamón picado, damos dos vueltas y quitamos del fuego, no quiero que se dore  el jamón, solamente que se haga un poquito. Reservamos en un bol y quitamos el exceso de aceite si tiene mucho.

Preparamos la bechamel del modo habitual, pero con menos leche, ya que queremos una bechamel bastante espesa, yo me inspiré en los Mejillones "Tigre"para hacer estas alcachofas. Calentamos la leche un minuto en el microondas. Ponemos a calentar la mantequilla en un cazo, cuando empiece a burbujear añadimos la harina removiendo todo el rato con unas varillas, bajamos el fuego y seguimos así un par de minutos para que se haga la harina. Añadimos la leche tibia poco a poco sin dejar de remover y cocemos nuestra bechamel durante unos 10 minutos a fuego suave sin dejar de remover.

Escurrimos el sofrito y lo incorporamos a la bechamel, removemos bien y ahora es cuando le ponemos la sal, eso ya como más nos guste. Ponemos en un bol y dejamos enfriar.

Cuando la masa ya esté bien fría, ponemos una cucharada de bechamel sobre los corazones de alcachofa, y le damos forma de bola. Pasamos por huevo y pan rallado. Freír en aceite bien caliente poniendo la parte del corazón de alcachofa hacia abajo.

Tarta de Queso y Caramelo

Publicado por María Alonso 19 enero 2014 Etiquetas: , 12 comentarios

¡Una de mis primeras recetas de internet!


Una de las tartas preferidas en casa, y más repetidas, y a pesar de ello, una de las "más petardas" a la hora de hacerle una foto, prometo que llevo años intentándolo, antes de tener blog ya la hacía, y la he repetido, para cumpleaños, para regalar, por capricho y ni con esas, no me sale una foto decente con ella, y como me tiene más que aburrida pues la pongo y ya no le doy más vueltas....

Esta tarta está buena buena, es del primer blog de cocina que descubrí en internet buscando unos donuts y por eso le tengo un especial cariño. Hay que prepararla el día antes, y en principio se hace al baño maría, pero yo la he hecho horneándola normal y también queda bien.

Ingredientes
Base:
50gr de mantequilla sin sal
1 cucharada de azúcar glas
180gr de galletas tipo digestive
22gr de cacao en polvo sin azúcar

Relleno:
80gr de azúcar glas
2 cucharaditas de maizena (6gr)
2 huevos
30ml de zumo de limón
8ml de esencia de vainilla
270gr de queso crema tipo Philadelphia
270gr de nata para montar

Cobertura de Caramelo:
120gr de azúcar
170ml de nata para montar
68gr de mantequilla

Preparación
Lo primero que haremos será la base, para ello podemos utilizar un molde de 20cm de diámetro o uno de 23x18 aprox. forrado con papel de hornear, pulverizamos con spray dubor y reservamos. Molemos las galletas con la picadora y la mezclamos con el cacao y la mantequilla que previamente habremos fundido un poco en el microondas. Cubrimos con esta masa la base del molde y dejamos enfriar en la nevera mientras preparamos el relleno.

Precalentamos el horno a 160-165ºC y ponemos una bandeja en el horno con agua para preparar el baño maría. Poner en un bol todos los ingredientes del relleno y batir hasta que quede una crema fina y sin grumos. Rellenamos el molde con la base de galleta y horneamos al baño maría durante unos 45-50 minutos y dejamos enfriar hasta el día siguiente, bien dentro del horno si el tiempo lo permite o si hace mucho calor, lo mejor es que una vez esté fría la metamos en la nevera.

Al día siguiente a primera hora, cubrimos con la salsa de caramelo, debe estar por lo menos unas 6 horas en la nevera para que tome sabor y para que el  caramelo gane consistencia. Para hacer la crema de caramelo, ponemos en el fuego un cazo con el azúcar, y preparamos un caramelo dorado sin que llegue a quemarse, antes de añadir la nata la calentaremos un poco en el microondas, así conseguiremos que salte menos al añadirlo al caramelo y que se disuelva mejor, yo no lo hice y tardé un montón en deshacer el caramelo. Retiramos del fuego para añadir la nata y la mantequilla, y volvemos a llevar al fuego a temperatura media removiendo hasta que se funda el caramelo y forme una salsa espesa, no hay que preocuparse porque al enfriar gana consistencia. Dejamos templar y vertemos con cuidado sobre la tarta. Guardar en la nevera por lo menos unas 6 horas antes de servir.

Fuente: Tarta de queso y caramelo_I-recetas

Rollitos de Naranja

Publicado por María Alonso 17 enero 2014 Etiquetas: 5 comentarios

¡Tiempo de naranjas...!


Cuando llega esta época en nuestra casa la fruta reina es la naranja, tenemos la suerte de vivir en la "Vega del Guadalquivir", en la primavera nuestras calles se llenan de aroma a azahar, pasear por cualquier pueblo de Andalucía es un delicia, y cuando llega la temporada de naranjas, los árboles se llenan de color y podemos encontrarlas en todos los sitios.
Mi pueblo está muy cerca de Palma del Río, para nosotros las naranjas andaluzas, han sido todo un descubrimiento, su calidad es buenísima y tienen un sabor y un olor increíble.
Estos rollitos en principio deberían haber sido espirales, y de hecho, además de estas 5 de la foto,  hice una fuente cuadrada con 9 espirales tamaño grande, pero se doraron demasiado y no quedaron bien para la foto, como no tenía espacio, puse las espirales que me quedaban en otro molde rectangular y al estar un poco más apretujadas no quedaron redonditas, pero para la foto estaban mucho mejor.

Ingredientes
 Masa base:
237ml de leche tibia
100gr de azúcar
43gr de mantequilla sin sal
ralladura de 1  naranja
1 cucharada de levadura seca de panadería
136g de harina
3 huevos
 Masa Final:
masa base
408gr de harina
1 cucharadita de sal
 Relleno:
86gr de mantequilla
100gr de azúcar
ralladura de 1  naranja
 Glaseado:
1 taza de  azúcar glas
zumo de 1  naranja
un poco de leche (opcional)

Preparación
Lo primero que haremos será la masa base, para ello fundimos la mantequilla en el microondas y cuando empiece a templarse, mezclamos bien con el resto de los ingredientes,  los dejamos en un bol tapado levando durante 2 horas.

Pasado ese tiempo añadimos los 408gr de harina y 1 cucharadita de sal, volvemos a amasar y dejamos en un bol engrasado tapado con un paño hasta que doble su volumen, dependiendo de la temperatura de la cocina tardará más o menos en levar.

Mientras aprovecharemos para preparar el relleno, para ello fundimos la mantequilla y mezclamos con el azúcar y la ralladura de naranja, y reservamos hasta que esté lista la masa. Yo lo dejé fuera de la nevera, pero la próxima vez si veo que está muy líquido, lo pondré dentro para que coja un poco de cuerpo y no se me escurra tanto al extenderlo sobre la masa.

Una vez lista la masa, espolvoreamos con harina la encimera y estiramos la masa hasta formar 2 rectángulos de 28x9cm aproximadamente, extendemos el relleno por encima de la masa con una espátula de cocina y enrollamos con cuidado sin apretar mucho. Ahora es cuando desde mi punto de vista hay que buscar la mejor opción, yo hice el rectángulo de masa muy grande y bastante grueso, y a la hora de enrollarlo me costó un montón porque se me iba para todos los lados, creo que es mejor hacer rectángulos más pequeños y finos, así también conseguiremos que se cuezan mejor, a mi alguno se quedó un pelín crudo.

Cortamos rodajas del rollo de naranja de 1 dedo aproximado de grosor. Otro consejo, es interesante cortarlo con un hilo para que quede mejor, yo lo hice con un cuchillo y se espanzurraron un poco. Forramos con papel el molde elegido y engrasamos con aceite de girasol, mantequilla o spray desmoldante, colocamos los rollitos de naranja dejando un dedo de separación entre cada rollito y los bordes del molde, ya que aumentarán de tamaño y si no lo hacemos nos pasará como a los de mi foto que se aplastaron un poco. Tapamos con un paño y dejamos levar hasta que doblen su volumen y casi se toquen unos con otros.

Cuando hayan doblado su volumen, precalentamos el horno a 175ºC y horneamos durante unos 20 minutos, como siempre dependiendo de cada horno y vigilando que no se doren demasiado, si vemos que esto ocurre podemos tapar con un poco de papel de aluminio. Mientras se hornean prepararemos el glaseado para ello, mezclamos azúcar glas con zumo de una naranja, lo haremos poco a poco para obtener un glaseado de consistencia parecida a la miel, si nos pasamos de líquido añadiremos más azúcar y viceversa. Cuando los rollitos estén listos, sacamos del horno y estando aún calientes "regaremos" con el glaseado para que se impregnen bien del sabor a naranja. 

La verdad es que tengo que volver a intentar hacerlos, de sabor están buenísimos, pero creo que me queda perfeccionar la técnica de la elaboración, me hubiese gustado pornerlos bien bonitos y redonditos, osea que en breves....habrá más rollitos por aquí.... ;)

Inspiración: Orange Rolls_Get off your butt and bake

¡Una merienda...rica, rica.....!


Unos donuts de bocado, casi ligeros, lo justo para darnos un caprichín a la hora de la merienda o el desayuno, también han sido la excusa perfecta para sacar mi donutera que llevaba de vacaciones demasiado tiempo.
El sirope o Jarabe de Arce, era hasta no hace mucho un producto típico americano que nos sonaba solo de oídas, hoy en día ya lo podemos encontrar en cualquier supermercado. Yo lo probé hace tiempo y la verdad es que me encantó, lo prefiero al típico sirope de chocolate, creo que sobre todo con las tortitas queda genial, para mi es la mejor opción.
Yo he usado mi maquinita para hornearlos, pero podemos usar perfectamente un molde de horno, cápsulas de magdalenas o incluso un molde de bizcocho para hacerlo, si decidimos hacerlos en el horno con un molde especial de donuts, nos saldrían aproximadamente unos 9 donuts y tendríamos que hornearlos durante unos 8-10 minutos a 200ºC.

Ingredientes 
  (20 unidades)
128gr de harina
3/4 cucharadita de levadura de repostería
3/4 cucharadita de bicarbonato
una pizca de sal
1 huevo
1 cucharada de aceite de girasol
2 y 1/2 cucharadas de Jarabe de Arce 
2 cucharaditas de zumo de limón
79ml de buttermilk (79 ml leche tibia + 1 cucharadita de zumo de limón)

Rebozado
4 cucharadas de mantequilla
3 cucharadas de azúcar 
1/2 cucharadita de canela

Preparación
Lo primero que haremos será preparar el buttermilk, simplemente mezclamos la leche tibia con el zumo de limón y lo dejamos reposar al menos 10 minutos.

En un bol ponemos el huevo, el jarabe de arce, el zumo de limón y el aceite, batimos bien hasta que la mezcla esté espumosa. Añadimos la harina, la sal, el bicarbonato la levadura y el buttermilk y seguimos batiendo hasta que todos los ingredientes estén bien mezclados. Nos quedará una masa más bien líquida.

Ponemos a calentar la donutera y pulverizamos con spray desmoldante o pincelamos con aceite de girasol. Ponemos la masa en una manga pastelera que nos facilitará el proceso de llenar los huecos. Llenamos hasta el borde los huecos, no importa si donde va el agujerito queda tapado, ya lo quitaremos después. Cerramos la donutera y cocemos durante 4 minutos. Sacamos y dejamos enfriar en una rejilla. 

Una vez fríos, alisamos los bordes con un cuchillo si es necesario, y quitamos la masa del agujero central si se ha quedado pegada. Fundimos la mantequilla, pincelamos con ella los donuts y rebozamos con la mezcla de azúcar y canela.

Fuente: Baked Maple & Cinnamon Donuts_TidyMom

¡Aprovechando los restos...!


No me gusta tirar la comida, es más, no tiro casi nada, lo que no puedo congelar lo intento convertir rápidamente en algo rico, y casi siempre es un acierto.
Aprovechando un poco de arroz, un poquito de mousse de bacalao y unos pimientos de piquillo que me quedaban, hice una rica tortilla que nos solucionó la cena de un día que no teníamos muchas ganas de cocinar.

Ingredientes
1 taza de arroz blanco cocido 
pimientos de piquillo 
1 tarro de paté o mousse de Bacalao
4 aceitunas negras picadas
sal, ajo molido y pimienta negra
3 huevos

Preparación
La única complicación de esta tortilla es hacerla en dos veces para poder dejar una capita de relleno de mousse justo en el medio de la tortilla, en la foto no se ve muy bien ya que la mousse tiene un color blanquito, pero está...

En un bol hondo, batimos los huevos, añadimos el arroz, las aceitunas, los pimientos picados, el ajo y salpimentamos. Preparamos la sartén con un poquito de aceite de oliva y cuando esté bien caliente añadimos la mitad del preparado para tortilla. Vamos moviendo la sartén para que se haga la tortilla y no se pegue, cuando creamos que ya esté lista, le damos la vuelta con un plato y reservamos así con la parte cruda hacia abajo y la hecha hacia arriba. Echamos otro poquito de aceite y el resto de la mezcla de tortilla, movemos un poquito y vamos depositando con cuidado encima la mousse de bacalao con ayuda de unas cucharillas. 

Ahora "taparemos" esta tortilla con la que ya teníamos a medias, con mucho cuidado depositamos encima la tortilla y una vez que esté bien puesta, con un tenedor o cuchara, vamos aplanando con suavidad la superficie de la tortilla, hasta que las dos tortillas se unan por los extremos. Yo tengo la manía de pinchar la tortilla cuando la hago, pero en este caso no lo haré porque podría salirse parte del relleno y además la tortilla podría quedar muy seca.

Una vez cuajada, sacamos de la sartén depositamos en un plato y servimos acompañada de un allioli suave. Está muy rica tanto en frío como en caliente.

¡Vuelta a la rutina....!


Bueno aquí estamos intentando volver a la rutina, yo empiezo hoy, la semana pasada entre los Reyes, la vuelta al cole y alguna cosa más me fue difícil aterrizar y empezar a asentar mi cabecilla. Por eso que mejor manera de "volver en mí", que un bizcocho tradicional, de los de toda la vida, facilito y sin ninguna complicación.
Pensando en el bizcocho de yogur de toda la vida, se me ocurrió que con natillas también se podría hacer, la verdad es que ha quedado genial.
El bizcocho queda esponjoso y jugoso, la verdad es que ya necesitábamos quitarnos un poco de tanto dulce, aunque todavía queda algo por ahí guardado....

Ingredientes
1 Natilla de Vainilla
1 medida de envase de natillas de Aceite de girasol
2 medidas de envase de natillas de Azúcar
3 medidas de envase de natillas de Harina
3 huevos
1 sobre de levadura o gasificante de repostería
1 cucharadita de esencia de vainilla
pepitas de chocolate al gusto

Preparación
Precalentar el horno a 180ºC. En un bol, batir los huevos hasta que formen espuma, añadir las natillas y el azúcar y batir un par de minutos. Añadir, el aceite, la harina, el gasificante y la esencia de vainilla y mezclar bien. Dejar reposar unos minutos, lo ideal es dejarlo media hora por lo menos en la nevera, pasa como con las magdalenas que quedan más esponjosas, yo esta vez sólo lo dejé unos minutos porque estaba haciendo otra cosa a la vez y no me paré más.

Forrar el molde con papel de horno y engrasar con aceite, mantequilla o spray desmoldante. Echar la mezcla y repartir las pepitas de chocolate por encima. No quise mezclarlas con la masa porque siempre se me van al fondo, eché unas pocas, removí un poquito la masa y puse alguna más por encima. Hornear a 180ºC hasta que esté hecho, unos 30/40 minutos siempre dependiendo del horno. Yo como siempre últimamente, lo hago en mi mini-horno, por eso tengo que vigilar un poco los tiempos y tener cuidado que no se me dore demasiado, ya que las resistencias están más cerca del molde, pero con un poco de cuidado y papel de aluminio, nos queda perfecto.

¡Nuestro segundo Roscón...!

Este año a falta de Roscón hemos hecho dos, este es el segundo, y la verdad es que de momento es el que mas nos ha gustado.

Hemos quitado el agua de azahar, lo se, es lo más típico del Roscón después del Rey y de la Faba, pero es que en casa no gusta nada y he preferido hacerlo así, y aún así está muy muy rico.

Después de tanta fiesta, poco se puede decir que no se haya dicho ya por todos los lados, ahora  descanso y vuelta a la rutina, yo la verdad ya lo necesitaba y eso que no ha sido muy movida la cosa. Aún así una felicitación de nuevo año no está de mas, por eso mis mejores deseos para todos, y sobre todo lo más importante del mundo, ¡Salud!, eso no se puede comprar con nada, y sobre todo, sentido común para no perder el tiempo con tonterías y disfrutar de todo lo bueno que tenemos y de la gente que está a nuestro lado, porque la vida da muchas vueltas y sin que nos demos cuenta un día todo puede cambiar en un instante....


Ingredientes
500gr de harina de fuerza
200ml de buttermilk (200ml de leche tibia y el zumo de medio limón, remover y dejar reposar 10 minutos)
50grs de mantequilla en pomada
50grs de manteca de cerdo en pomada
1 huevo
25grs de levadura fresca o 7grs de levadura seca
20grs de licor de naranja
40grs de ron miel
ralladura de 1/2 naranja y 1/2 limón
100grs azúcar
4grs de sal
almendras en láminas
4 rodajas de naranja confitada
fruta escarchada en tiras
1 huevo batido para pincelar
fruta escarchada para decorar
azúcar remojado en agua para decorar

Preparación
Se puede hacer la masa a mano, yo la he hecho en la panificadora para no pringarme mucho las manos porque esta masa es bastante pegajosa. Se pone en ella el  buttermilk, la levadura, el azúcar, el huevo, la manteca de cerdo, la ralladura de naranja y limón, el licor de naranja, el ron miel, la harina, la mantequilla y sal. Pongo el programa de amasado y en unos minutos tengo lista la masa, la dejo reposar dentro de la panificadora y que leve durante 1 hora o 1 hora y media. En caso de hacer el proceso a mano, mezclamos todos los ingredientes en un bol y mezclamos con una cuchara al principio y dejamos levar dentro del bol.

Una vez pasado ese tiempo sacamos la masa y le quitamos el aire amasándola un poco, hacemos una bola y le damos la forma de roscón haciendo un agujero, yo le puse un bol de fruta en medio hasta después de hornear para que no se cerrase, ponemos el roscón en la bandeja de hornear y tapamos  con bolsas de plástico o la metemos en el horno apagado y la dejamos levar durante 2 horas. Hay que acordarse de meter el rey y la faba, que luego hay más de un disgusto... ;)

En una sartén sin nada de aceite tostamos un poco las láminas de almendra. Pintamos el roscón con huevo batido y decoramos con la fruta escarchada, el azúcar y las almendras. Para hacer el azúcar sólo tenemos que mojar un par de cucharadas con muy poquita agua hasta que se hagan pegotes.

Precalentamos el horno a 250ºC y justo antes de meter el roscón lo bajamos a 180º, hornear durante 20/25 minutos siempre dependiendo del horno de cada uno.

Si nos gusta relleno, lo dejamos enfriar y lo partimos por la mitad con cuidado que no se rompa, yo lo que hice fue ir rellenando las porciones con nata en spray a gusto del consumidor.

Fuente: Roscón de Reyes con Buttermilk_Cocinando con Kisa

pincha en cada imagen para acceder a su página